viernes, 7 de marzo de 2014

La Ley del Karma y la Ley de la Atracción



El concepto hindú de karma viene referido a una ley moral de causa y efecto: “Haz el bien y te ocurrirán cosas buenas, haz el mal y te ocurrirán cosas malas”. El camino del bien es definido con la palabra dharma y la acción incorrecta karma. Según la teoría de la reencarnación en karma se va acumulando y uno se seguirá reencarnando hasta que logre limpiar o eliminar ese karma, consiguiendo así salir de Samsara, la rueda de reencarnaciones y alcanzar la iluminación, nirvana, cielo o como se quiera llamar.
Con los pensamientos ocurre lo mismo que con la ley del karma: Piensa cosas buenas y las atraerás, piensa cosas malas y las atraerás, (“Así como arriba es abajo”-El Kibalion).
Vivimos en un mundo muy material donde lo que prima es la apariencia, la acción el exterior, sin darnos cuenta que en nuestro interior, en la mente, en el subconsciente también ocurren cosas. El poder de la mente es alucinante aunque muchos pretendan tacharlo de chaladura, pero es evidente que la riqueza interna, y en ocasiones externa, de una persona viene determinada por la naturaleza de sus pensamientos. Una persona que piensa en positivo generalmente estará más sana que una persona negativa (Men sana in corpore sano). Alguien cuyo entorno es triste, mísero, violento, se impregnará de pensamientos negativos y no tendrá fuerzas para salir de esa situación. Alguien cuyo entorno sea totalmente inverso, donde prime la tranquilidad, la estabilidad, la alegría, la prosperidad, sus pensamientos serán positivos.
Los niños cuando dibujan tienden a mostrar estos pensamientos y se puede adivinar el entorno en el que viven, pero ellos por naturaleza suelen ser positivos, pues todavía no han conocido el reto que supone ser un adulto. Cuando crecemos vemos ciertas situaciones cuesta arriba, enseguida nos deprimimos, no atraemos nada bueno, no vemos lo positivo, no actuamos y nos bloqueamos, pero el bloqueo empieza con pensamientos como: “No puedo, esto es imposible, nunca voy a salir de esta situación” y mientras perdemos el tiempo verbalizando estos pensamientos, la negatividad va haciéndose cada vez más real ¡LA ATRÁES PORQUE TE LA CREÉS! Es entonces cuando hay que cambiar el chip, y esto comienza por modificar los pensamientos.  Al pensar en positivo la frecuencia de tus ondas cerebrales cambia, el cuerpo no se siente tan cansado, de hecho puede sentirse más fuerte y nuestra autoestima sube lo suficiente como para tomar una decisión, entras en acción y buscas lo que necesitas. De ahí viene lo de piensa en positivo y te pasarán cosas buenas.
Algunas personas pueden pensar que esto no es cierto, que los sucesos simplemente se rigen por una ley cósmica como el karma y que el pensamiento no importa, si esto fuera cierto, creo que los psicólogos conductistas ni existirían, porque nuestro comportamiento lo  puede generar un millón de pensamientos.

 http://4.bp.blogspot.com/-QYrCTe_dtpg/T-sQacqQi5I/AAAAAAAAAx4/00gLlQXc_RI/s320/pensamiento.jpg