"No saber es auténtica sabiduría.
Presumir que se sabe es una enfermedad.
Primero date cuenta de que estás enfermo;
Solo entonces podrás recobrar la salud"

Tao Te Ching, Lao Tse

Yoga

¿Qué es el yoga?


Yoga procede de la palabra sánscrita "Yug" que significa Unir, en este caso, el finito con el infinito, es decir, el yo interior con el yo más elevado y evolucionado.
El lograr un equilibrio físico, psíquico y espiritual es la meta de todo yogui o practicante de yoga. Y el paso final para alcanzar ese estado de yoga es a través del despertar de la energía kundalini.

"Yoga es un método científico para la comprensión de DIOS (del YO), es el proceso mediante el cual nosotros purificamos nuestra conciencia, detenemos la contaminación adicional y llegamos al estado de perfección, pleno conocimiento, plena bienaventuranza."
A.C. Bhaktivedanta Swami Prabhupada.


ORÍGENES DEL YOGA


El yoga tiene sus orígenes en la experiencia humana. Sus técnicas, con las que se pretende vivir una vida conscientemente espiritual, feliz y saludable, se han desarrollado a través de miles de años y a través de muchas generaciones.
El yoga empezó desde el momento en que el hombre descubrió que existía una forma consciente de vivir; seguramente una persona encontraría  una pequeña técnica de masaje, meditación o ejercicio, que podía aliviar algún problema. El conocimiento entonces se volvería un recurso comunitario que todos podían practicar. Mucha de la vida comunitaria inicial se encontraba alrededor de estas fuentes de conocimiento.
Hubo periodos de la historia en los que, en regiones pequeñas y civilizaciones reducidas, diseñaban su vida alrededor de estos procedimientos y filosofía, utilizando estas técnicas, viviendo largo tiempo, con una vibaración libre de violencia y de enfermedad.
Se dice que las ciencias humanas del yoga han sido sistematizadas y usadas en sus formas evolucionadas desde hace 40.000 años, mucho antes de la etapa de la historia escrita. 
El yoga era abiertamente enseñado e integrado en la vida diaria. No había ningún secreto, mantras privados o personalidades a quien dar culto; había solo hombres sabios reconocidos por su humildad, rectitud y efectividad. Estos hombres rehusaban ser elevados por encima de las masas. Cuando eran alabados ellos simplemente saludaban y daban alguna aclamación como respuesta a la gente.
Muchos de estos yoguis han sido aclamados por ser capaces de extender sus capacidades perceptivas más allá de los límites normales. Aparte de vivir una vida larga y de padecer pocas enfermedades, ellos tenían una habilidad natural para curar y aceptaban los fenómenos parapsíquicos como normales; ellos explicaban las enfermedades del hombre y la salud en términos de la energía básica de la vida y sus alteraciones. Veían al hombre como una unidad organizada de energía que podía sentir, recibir y transmutar el espectro entero de las energías que interactúan y permanecen en el cosmos. Cuando ellos miraban el cuerpo de una persona, veían que era como un cúmulo de energía o aura reflejo de los cuerpos de energía más sutiles del hombre. 
Desde esta perspectiva del conocimiento , producto de la observación directa, ellos diseñaron más técnicas de meditación y sanación. Su actividad no era una actividad mística o fundada en algo inexistente, si no que su trabajo estaba basado en observaciones tangibles y reales de la actividad de la energía y las consecuencias en el individuo de los diferentes estados del equilibrio de su energía. 
En esta época de gran conocimiento, eran practicadas tres formas de yoga: Kundalini Yoga, Laya Yoga y Tantra Yoga.
Se practicaban las tres en un conjunto y eran enseñadas abiertamente.
El Kundalini Yoga consistía en ejercicios y meditaciones para curar y expandir la capacidad del ser; podía ser practicado individualmente.
Laya Yoga era la técnica para alteral la conciencia y la salud total, por el uso del sonido y del ritmo; podía ser practica individualmente pero se conseguían mayores efectos cuando era practicada por un grupo grande y coordinado. Algunas meditaciones sólo podían hacerse en grupo.
El Tantra Yoga era siempre practicado en parejas de hombre y mujer  y limpiaban el subconsciente de todo tipo de fobias y problemas psicológicos; era practicado solamente bajo la guía de una persona llamada Mahan Tantric. Esta era la técnica exotérica y más difícil de todas. Todos los yogas se dirigían hacia la regulación y la estimulación de la energía en el hombre, que era considerada esencia preciosa de la consciencia; esto era imprescindible para que el sistema nervioso evolucionara y trabajara a su capacidad máxima; esta energía era llamada Kundalini.
En esta época, al principio de la evolución del yoga, cada estudiante de yoga trabajaba en todos los aspectos de sí mismo, desarrollando el físico y disciplinando lo mental, analizaba y discutía el mundo intelectualmente, etc, pero todo esto siendo consciente de las energías de su ser.
El yoga era íntegro, estaba presente en cada nivel de la existencia humana, desde los hábitos simples del comer y del dormir, hasta las complejidades de las relaciones interpersonales y de las prácticas religiosas.
Con el paso del tiempo, las técnicas se dividieron. Según las diferentes necesidades de sus personalidades los individuos escogieron enfatizar y practicar componentes separados del sistema yogui total. Algunos prefirieron actividad física rápida, otros trabajo físico lento, otros diálogo intelectual. . . Fundamentalmente el yoga era practicado para equilibrar los rasgos de la personalidad de cada uno y coordinarlos para acentuar los talentos y virtudes individuales y las cualidades personales. Así la gente ignoró el sistema total y empezó a practicar partes de él. Algunos hicieron mantras y meditación sin el control de la respiración, otros escogieron ejercicios sin mantras. De la unidad inicial del yoga para crear una unidad dentro del ser, se empezó a crear una división de técnicas que empezaron a perder poder y efectividad. Esto llevó finalmente al reconocimiento de 22 diferentes escuelas de yoga, que eran estudiadas en secuencia. Esta progresión se estandarizó y el concepto de etapas en la práctica del yoga fue introducido para tratar de recuperar el poder de las técnicas unificadas originales.


LAS 22 ESCUELAS DE YOGA


-Anabhava Yoga


La disciplina del no-ser. La más alta práctica yoga de la inmersión del ser hacia el Ser (superior) sin apoyos objetivos.


-Ashtanga Yoga


La disciplina de las 8 ramas descritas por Patanjali en "Los Yoga Sutras"


-Bhakti Yoga


La disciplina del amor y la devoción. La rendición del ego en el amor.


-Dhyana Yoga


La disciplina de la medictación. Simran, atención y concentración , todas estas se comprenden en este yoga.


-Guru Yoga


Unión por medio del enfoque, la rendición y la adquisición de virtudes en relación con un maestro. Con frecuencia se emplea una imagen, traatik, como meditación en adición al servicio y a la emulación al maestro.


-Gyan Yoga


La disciplina de la sabiduría discernidora, discernir lo real de lo ireal, lo intuitivo de lo impulsivo y la inteligencia del intelecto.


-Hatha Yoga


La maestría de las polaridades. Consiste en la unión de las energías solares y lunares: Ha "Sol", Ta "Luna", energías prána y apana.
Es un yoga físico basado en ashanas (posturas) inmóviles.


-Jappa Yoga


La disciplina de la repetición de mantras.
Jappa significa literalmente "repite".


-Karma yoga


La disciplina de la acción autotrascendente, basada en la acción desinteresada y de seguir el camino correcto, el buen obrar, el Dharma.


-Kriya yoga


La disciplina de llevar las acciones a una realización y culminación dentro del ser. En "Los Yoga Sutras" de Patanjali, es mencionado como la práctica combinada de ejercicios purificadores (tapas), estudio profundo (svadhiyaya), y adoración consciente y devocional del Supremo Uno en todo (ishvara-pranidhana).
Uno de los maestros practicantes de este yoga fue Paramahansa Yogananda.


-Kundalini Yoga


La disciplina unitiva del poder de la conciencia y el potencial en cada individuo. Es un Raj Yoga. Llamada alguna vez: la ciencia del poder serpiente (Kundalini-shakti), la cual es fundamental a la tradición tántrica, incluyendo a Hatha yoga. En la simbología oriental la serpiente representa energía, esencia, consciencia, rejuvenecimiento y el juego del espíritu.
Es el yoga que despierta más rápidamente la energía kundalini que cada uno llevamos dentro.
Se compone de Kriyas (Series de ejercicios y ashanas), Mantras, Mudras (posturas de dedos), Pranayama (Técnicas respiratorias) y Meditación.


-Laya Yoga


Fundir el finito con el infinito. El uso de sonido y mantra con ritmo y una sensibilidad de estructura sutil. Frecuentemente practicada en grupo.


-Mantra Yoga


Una disciplina de la tradición yóguica desde tiempos védicos, emplea sonidos que protegen y proyectan la mente.


-Naad Yoga


La disciplina del sonido interno, la vibración pristina.


-Siddha Yoga


La disciplina de los adeptos para desarrollar poderes y capacidades extraordinarias.


-Samkhya Yoga


La disciplina de la percepción de la naturaleza de las cosas. Una filosofía de enseñanzas de liberación referidas en las escrituras sagradas del Mahabharata.


-Raj Yoga


La disciplina unitiva de realeza, un Maha Yoga. El Yoga-Shikha-Upanishad se refiere a él como una práctica combinada de Mantra Yoga, Laya Yoga, Hata Yoga y Raja Yoga.
Añade a esto el enlace directo de conciencia dado por el toque del maestro y el Shabd Guru.


-Sahej Yoga


La práctica de un estado de comodidad, flujo y gracia, en el cual todas las polaridades son vistas para servir al Uno. Se considera parte del Raj Yoga y es tanto devocional como poderoso.


-Shakti Yoga


Las técnicas en un enfoque yóguico que proporcionan fuerza, poder y actividad. Cuenta con prácticas y acciones que, en lugar de prácticas devocionales por sí solas, desarrollan la sensación de potencia y capacidad en el individuo. Los métodos Shakti y Bhakti se informan y complementan entre sí.


-Tantra Yoga


Las técnicas psicofísicas empleadas en tantra para limpiar  el subconsciente y promover la claridad del alma.


-Tratik Yoga


La disciplina de mirar fijamente un objeto sagrado o una imagen del maestro.


-Yantra Yoga


La disciplina de enfocar la mente en representaciones geométricas (yantra) del cosmos o de procesos energéticos, tales como los chakras.






Figura: Ejemplo de Yantra


  
¿QUÉ ES EL TANTRA YOGA BLANCO?
Tantra significa Tejer. Es la precisión de la conciencia, medida en términos de latitud y longitud. Tantra yoga es el camino de la unión de la polaridad masculina-femenina en una conciencia individual. A través de la práctica de Tantra yoga, los bloqueos subconscientes y mentales son eliminados para vivir el potencial de uno.
Utiliza la energía “Z”, la cual fluye diagonalmente. El maestro Yogui Bhajan  decía que el Tantra es la fibra tejida del cosmos. Quién sea que conozca la energía diagonal, conoce la voluntad de Dios”.
Existen 3 tipos de tantra yoga: rojo, negro y blanco. Tantra yoga rojo involucra prácticas sexuales físicas. Tantra yoga negro involucra el control de otros por medio del uso del poder mental o el control de los elementos a través de la refinación del poder mental. Ninguna forma parte del tantra yoga blanco.
El Tantra Yoga Blanco es practicado solamente bajo la supervisión directa del Mahan Tantrico , en grupos de parejas. Involucre el uso controlado de la energía grupal e individual, generada a través de mantener una posición, mantra, concentración y comunicación entre los individuos y el grupo, bajo el aura protectora del Mahan Tántrico.
El Tantra Yoga Blanco es la recuperación de la inocencia y la adquisición de la impureza del subconsciente por medio de una sincronización cercana del individuo en sus polaridades con el Infinito.

“En el Tantra Yoga Blanco, la energía es creada en masa para purificar los cuerpos físicos y mentales. El alma, que ya es pura, empieza a relacionarse con la existencia misma del ser”
                                   -Yogui Bhajan-
KUNDALINI YOGA

Kundalini yoga es la ciencia base del Tantra Yoga blanco y del Laya Yoga, ya que todas las sadhanas se dirigen al Kundalini mismo. La kundalini es nuestro más alto potencial ya que no podemos alcanzar una conciencia elevada si no trabajamos con la energía kundalini de manera directa o indirecta.
Por eso mismo, esta ciencia es la que lleva el estandarte del resto de las prácticas yóguicas.
Estas formas de yoga son el resultado de un proceso evolutivo histórico muy largo. Estas han sufrido muchos cambios para acomodarse a las necesidades del tiempo y de las gentes que las practican. Muchas de las prácticas originales se perdieron temporalmente.
Cuando las prácticas originales de Kundalini, Tantra y Laya yoga sufrieron sus divisiones, había muy pocos especialistas conocedores de todas estas áreas.  De los pocos individuos que conocieron esos sistemas  completos, muchos lo conservaron  en secreto y en aislamiento para proteger las enseñanzas. Algunos individuos no estaban bien preparados, comenzaron a enseñar, y los que sí sabían rehusaron revelar las enseñanzas completas, guardando algunos componentes esenciales en secreto.
A raíz de esta situación vinieron los pundits y los intelectuales, quienes trataron de prevenir a la gente de las prácticas erróneas y del peligro de tener el conocimiento incompleto y fragmentado. Les pusieron las advertencias por escrito y trataron de restringir la práctica a un selecto grupo que pudiera conservarla con la perfección requerida. Parte de las enseñanzas fueron, no obstante olvidadas; con cada postura se utilizaron ciertos mantras, las posturas se separaron de los mantras (la postura sin mantra no es muy efectiva).  Entonces los pundits, que sí conocían los mantras, los hicieron secretos para todos, menos para los que pagaban un precio por su revelación.
La meta de la evolución del ser y la cultura fue olvidada y oscurecida por la avaricia personal y el paso del tiempo.
Los desastres naturales y las guerras también influyeron. En ese momento de la historia, hace más de 26.000 años, muchos videntes, escolares, yoguis y sus seguidores tomaron sus materiales y se fueron a las montañas del Tibet. Allí, por más de 9.000 años, vivieron con la esperanza de preservar el conocimiento. Muchos hombres se hicieron sacerdotes y su única práctica era memorizar las escrituras, ya que desafortunadamente, ellos no siempre las practicaban. En algunos casos ni siquiera conocían el lenguaje. Ellos solamente memorizaban el sonido sin conocer ningún significado. Lo que quedó de esas épocas fue reintroducido en India y China. El largo proceso de crecimiento cultural y la evolución personal empezó de nuevo pero con mensajes no claros y disciplinas divididas y partes secretas.
El Kundalini Yoga original sobrevivió, pero se constituyó como un secreto de tradición oral para así poderlo preservar de la total “polución”. Sus técnicas fueron tan efectivas que los maestros querían asegurarse de que los poderes que la práctica daba a los estudiantes, no fueran mal utilizados.
Cuando las técnicas de Kundalini Yoga fueron escrutas, se describieron en metáforas y analogías. Fueron aplicadas a términos de la vida diaria.
Muy pocas de estas viejas escrituras han sido traducidas para el occidente y, en ocasiones, han servido sólo para confundir a la gente. Las técnicas verdaderas no están dadas en esas escrituras. El estilo de estas escrituras era difícil de entender para una mente occidental.

Hace 500 años, en India, muchas de las técnicas fueron aprendidas y redescubiertas. Guru Nanak, Baba Siri Chand, Guru Gobind Singh y otros, integraron esta antigua técnica en su vida diaria.
La respiración, el mantra, la meditación, el ejercicio y la vida comunitaria fueron difundidos. Esto hizo que surgiera un grupo de practicantes conocidos como los Siksh, así como nuevos grupos de ascetas yoguis, quienes vivieron la vida de una forma distinta a la mayoría de la gente, practicando el Kundalini Yoga, que así fue reintroducido en la humanidad. Esta práctica fue perseguida durante cientos de años lo que la volvió a hacer secreta, y más tarde transmitida únicamente por tradición oral.
Desde 1969 el occidente ha tenido la oportunidad única de aprender las técnicas de meditación del Kundalini Yoga sin ningún secreto y sin ningún culto a personalidades. Yogui Bhajan, maestro de Kundalini Yoga, aprendió y dominó las técnicas antiguas, desde sus primeras bases. El fue reconocido como maestro de Kundalini Yoga cuando tenía 16 años; enseñó esas técnicas abiertamente y de forma compatible con el ritmo de vida occidental. Estudiantes de todas partes del mundo han aprendido sus enseñanzas. El concepto de la energía Kundalini ha sido redescubierto. Estamos viendo los principios de un renacimiento de interés en este fenómeno ya que actualmente es incorporado en programas de rehabilitación de drogadictos, entrenamiento ejecutivo, en atletismo, y en cura de depresiones.
El reto para nosotros, los investigadores y los profesionales de occidente, es hacer un uso total de esta oportunidad del conocimiento abierto.
Todos los sistemas antiguos de curación que se han vuelto populares en alguna época determinada, convergen en su punto de origen: la experiencia humana sistematizada de alguna forma, como en Kundalini Yoga.
Pero muy poco de este conocimiento ha sido en realidad utilizado y probado antes de nuestra época, en la actualidad.
Con las enseñanzas de Yogui Bhajan, tenemos una fuente única de las técnicas actuales, y el conocimiento de cómo estas fueron usadas como terapias físicas y mentales en los tiempos antiguos. Aquellos quienes prueban y estudian estas prácticas ahora son los pioneros del futuro; ellos están dando lugar a una sólida experiencia del hombre, útil para todos sus congéneres.

LA DINÁMICA EN UNA CLASE DE KUNDALINI YOGA

Antes de comenzar una clase de kundalini yoga, todos los componentes de la clase han de sentarse en círculo ya que esta es la mejor manera de que todos los alumnos puedan ver bien al maestro y el maestro a ellos y que la energía fluya más fácilmente.
Después se canta 3 veces el mantra Ong Namo Gurudev Namo, con las manos juntas en el mudra de oración. Es un mantra que se usa para sintonizar la mente antes de comenzar a hacer los ejercicios y es un saludo y llamada a la sabiduría divina. Es una verdadera invocación del poder sutil que todos llevamos dentro.
Después comienza la Kriya o serie de ejercicios.
Algunos profesores de esta disciplina hacen un calentamiento antes de la kriya, cosa que está mal hecha, ya que la kriya en sí está preparada de tal manera que no se necesite hacer un calentamiento, debido a que los primeros ejercicios son para calentar y el resto va en progresión.
Tanto es así, que cuando el maestro Yogui Bhayan se enteró de que los profesores de España hacían calentamiento previo a la Kriya, mandó una carta advirtiendo del error de dicha acción.
Cada kriya de ejercicios está destinada a trabajar diferentes zonas corporales o elementos de la personalidad e incluso enfermedades.
Hay kriyas para la espalda, para el abdomen, para las piernas, para equilibrar el azúcar en la sangre, para los pulmones, para el corazón, para los riñones, para aumentar nuestra autoestima y un largo etc.
A diferencia que en el Hata Yoga, en Kundalini Yoga las posturas no son estáticas si no que la gran mayoría son ejercicios en movimiento, haciendo posible, por ejemplo que las vísceras se muevan más fácilmente, que los músculos se hagan más elásticos o incluso movimientos para masajear el cuerpo.
Durante los ejercicios se le da una gran importancia a la respiración. Generalmente siempre se respira por la boca, tanto al inspirar como al espirar, ya que esta es una respiración destinada a limpiar los pulmones, salvo algunos ejercicios que se hacen respirando por la boca cuya misión es por ejemplo, bajar la temperatura corporal o poder ejercer un estímulo sobre el sistema digestivo.
(Para más información puedes consultar el apartado “Pranayama-respiración”).
En ocasiones, también es utilizado un mantra durante el ejercicio.
La ejecución de los ejercicios siempre se hace con los ojos cerrados a menos que el ejercicio indique lo contrario.
Hay mucha gente que le cuesta mucho permanecer con los ojos cerrados, pero es un método para aumentar la concentración en uno mismo, anulando así los estímulos visuales externos y poder centrarnos más en nosotros mismos, ya que a lo que se aspira es a entrar en un estado meditativo durante el ejercicio.
La duración de los ejercicios suele ser entre 1 y 3 minutos, por regla general, ya que siempre hay excepciones, y al finalizarlos, siempre se termina tomando aire, reteniéndolo dentro y aplicando una cerradura o Bhanda llamada Mul Bhand, que significa “cerradura raíz” y se hace contrayendo el suelo pélvico (ano y genitales en los hombres, paredes vaginales en las mujeres) y el ombligo se mete hacia dentro.
Esta cerradura es la que hace posible la elevación de la energía Kundalini, que se haya en la base de la columna entre la tercera y cuarta vértebra lumbar, y asciende por la columna hasta la coronilla, equilibrando los chakras y el sistema pránico del cuerpo.
Por eso es tan importante la respiración y las energías pránicas, porque la energía prána y la energía apana, son las encargadas de empujar a la kundalini hacia arriba cuando se aplica Mul Bhand.
Tras la kriya, viene la relajación, que suele durar entre 10 y 15 minutos, de 7 a 5 sí se dispone de poco tiempo. Pero siempre ha de hacerse, ya que durante la serie hemos activado ciertas secreciones hormonales que durante la relajación se distribuirán por el cuerpo a través de la sangre para que luego este se siente relajado.
Cuando el cuerpo se ha relajado, pasamos a la tercera parte de la clase que es la meditación.
Al igual que hay muy diversas kriyas, lo mismo sucede con las meditaciones.
Hay meditaciones para los distintos chakras, para los miedos, para la autoestima, para el valor, para la sanación, para eliminar malos hábitos, para enfermedades mentales, para la regularidad menstrual, para dominar la mente y los pensamientos, etc.
(Si quieres saber más sobre la meditación consulta el apartado “Mente y Meditació”.
Las meditaciones, en una clase de yoga normal, sueles durar 11 minutos. Pero también se puede hacer durante 31 y 62 minutos. También tenemos el caso contrario ya que algunas meditaciones solo pueden hacerse por no más de 3, 5 o 7 minutos.
Al finalizar la meditación,  se cantan dos mantras para despedir la clase. El primero es El Eterno Sol, que dice así: Que el eterno sol te ilumine, el amor te rodee, y la luz pura interior guie tu camino. A continuación se canta el mantra Sat Nam, 3 veces y significa: “La Verdad es mi Identidad”. Se canta un largo Saaaaaaaaaaaaaaaaaaat y un corto Nam, y después se hace una flexión del tronco hacia delante, como una reverencia, diciendo este mismo mantra en mono tono una sola vez, y con las manos juntas en el mudra de oración.