martes, 20 de septiembre de 2011

SOMA, EL DIOS DE LA EMBRIAGUEZ Y DE LA LUNA

Soma es el nombre de una planta hasta ahora no identificada y de jugo amarillo. En el culto sacrifical védico, el soma jugaba un gran papel, pues el jugo funcionaba de forma similar a la amrit (néctar) como bebida de la inmortalidad y figuraba entre los medios de subsistencia fundamentales de los dioses. Al jugo de la planta del soma se le atribuirán cualidades provocadoras de embriaguez, debían inspirar tanto a dioses como a seres humanos. De ahí que la poesía de los himnos védicos deba realizarse tras el disfrute del soma. Dado que el Soma y la Amrit que se produjeron del batido del mar de leche para conferirles inmortalidad a los dioses, pueden ser equiparados entre sí, en los últimos tiempos se vían también a la luna (Candra) como Soma. La luna, que con su luz líbida anima el crecimiento de las plantas mientras dona su húmedo néctar, se hace más delgada con el tiempo para luego volver a engordar. En la media luna, se veía un cuerno que estaba lleno de néctar. En la primera mitad del mes, los dioses beben del néctar, y en la segunda mitad, se alimentan de ella los espíritus de los antepasados. La luna misma será alimentada por el dios del sol Surya, con el agua del océano.
Al dios de la luna, Candra, se le llamará también Somadeva "El dios del Soma" y "El Señor de las Plantas". El sol y la luna juntos forman el sacrifício cósmico. El sol encarna el surgimiento de todas las cosas y la evolución, mientras que la luna responde del final de la evolución o de la disolución.
El dios de la luna será representado sobre un carro tirado por un antílope o por diez caballos blancos. Aparecerá con los brazos semejantes al dios del sol, con capullo de loto en las manos. La escultura está de pie sobre un pedestal de loto, de manera que queda patente y clara la naturaleza acuosa de este dios. A las representaciones con cuatro brazos se les puede añadir además de los lotos otro atributo: la maza. La cuarta mano nos muestra un mudra, que es la mayoría de las veces, el gesto de la concesión de los deseos. Detrás de la cabeza del dios se muestra una especie de brillo sagrado en forma de círculo o de hoz, es decir una aureola.
Como guardianes de las regiones del mundo, Surya y Soma se situaron en el sudoeste y el noroeste. Sin embargo en el ordenamiento hoy válido de los puntos cardinales con respecto a las deidades, Surya y Soma serán sustituidos por los dioses Nitri e Isa.