viernes, 8 de febrero de 2013

iLuminación, la desconexión de Matrix

Iluminación, despertar. . . en definitiva volverse más listo que el hambre, haciéndose uno inmune a los engaños de los demás.

Es muy gracioso cuando te involucras en el mundo espiritual y tus maestros te hablan a cerca de la iluminación.
En seguida, uno se imagina vestido con una túnica blanca meditando todo el día con una sonrisa en la boca y rodeado de gente a la que inspirar con sabias palabras. . . JAJAJAJAJA, ¡QUÉ TONTERÍA MÁS GRANDE! (Pienso ahora).
Al principio, el ego se vuelve enorme, e incluso te vuelves tan orgulloso que te llegas a creer mejor que el resto. Hay personas incluso que incomprensiblemente empiezan a hablar a cámara lenta,  y muy bajito, que piensas "Este se ha fumado un porro, seguro".
Y otras, empiezan a decir cosas absurda como "Si no haces esto y aquello, el karma te castigará, así que tú verás lo que haces".
Una vez incluso, escuché una historia de un alumno que quería abandonar una práctica "Religiosa" y su maestro yogui le dijo "Bueno, tu sabrás. Luego no te quejes si dios te castiga".
El problema es que los propios maestros que se creen iluminados, no se dan cuentas que ellos mismos nos han enseñado a auto-iluminarnos y por consiguiente a no dejarnos engañar por la sociedad, ni por los políticos, ni siquiera por ellos mismo.
Está ya muy pasado de moda eso de "Si no haces esto te pasará aquello".
Algunos se dieron cuenta de este error y después intentaron dominar a las mentes simples con la premisa contraria "Si haces esto, comes aquello, y haces todo lo que yo te diga, serás muy feliz". Pero no deja de ser lo mismo, una excusa para sentirse superior al resto, o para ganar dinero, o simplemente aumentar el ego de uno.
La iluminación no es ser una persona que se pase todo el día haciendo los rituales de una u otra religión, o simplemente siguiendo a rajatabla los patrones de ciertas ideas políticas.
Las personas están empezando a despertar. Están aprendiendo a pensar por ellos mismos y cada vez es más difícil engañarles.
Yo opino que una persona iluminada es aquella que sabe quererse a sí misma, y se quiere tanto que quiere compartirlo con el resto.
Es una persona que no necesita sentirse el centro de atención de nadie.
Una persona que disfruta de sus amigos, su familia y también de su soledad.
Es aquella que obra según sus principios sin imponerlos a los demás, una persona que respeta.
Un ser que no necesita valerse de las amenazas ni físicas ni verbales para conseguir lo que ella quiere.
Es alguien íntegro, despierto, alerta, que sabe cuándo tiene frente a él a un mentiroso, pero en lugar de acusarle con el dedo y reírse de él, se limita a sonreír.
Cada uno tenemos nuestro proceso. Unos nos damos cuenta antes que otros.
A algunos, el cambio nos resulta incluso traumático.
Pero lo más importante es no obsesionarse con esto de la iluminación, porque al final va a ocurrir quieras o no. Ocurrirá porque la vida te pondrá los obstáculos necesarios para que aprendas y te vuelvas perspicaz, fuerte, valiente y amoroso.
Así que, disfruta del aprendizaje, y no te sientas culpable por cuánto tiempo duermas, lo que comas, lo que pienses, la música que escuches, las películas que veas, etc.
Simplemente sé tú, porque tu yo más brillante siempre estará ahí.

Amrit Nam Kaur