domingo, 4 de agosto de 2013

El aporte de C.G. Jung sobre la simbología del Kundalini yoga

En el tratamiento de una paciente nacida en oriente, y que vivía en occidente, Jung tiene dificultades, para interpretar sus sueños y fantasías. A partir de esta circunstancia, se interesa por las imágenes que aparecen en la mente de esta paciente, y que asimismo aparecen con la práctica del Kundalini yoga.
En el tomo 16 de las obras completas, La practica de la psicoterapia, en su párrafo 477 Jung, nos sorprende con esta afirmación: “ El ejercicio de yoga y dhyana, que está muy difundido en oriente, es un abaissement de nivaux producido intencionadamente para relajarse, una separación del alma provocada técnicamente”.
Dhyana es lo que entendemos por meditación, pero que en el caso de Kundalini yoga requiere unas connotaciones específicas.
Esta lectura, me sorprendió en su momento, y decidí que era un camino importante a seguir de las ideas de este gran genio que es el Dr. Jung.

En las fechas del 12, 19, 26, de octubre de 1932 y 2 de noviembre del mismo año, Jung da un ciclo de cuatro conferencias sobre la psicología del Kundalini yoga.
Jung, habla en esas conferencias, sobre la simbología diferente en cada chakra, y que parece despertarse según la energía que se despierta en cada chakra.
Y esa curiosa observación, me lleva a entender que la fisiología del cuerpo humano, es única, pero que su diferente manera de entenderla, da importantes diferencias de una misma realidad. El cuerpo no es diferente, de oriente a occidente, nuestras reacciones fisicoquímicas son esencialmente idénticas, pero varía mucho la forma de estudiarlas y valorarlas.
Es evidente, que la fisiología corporal está relacionada con la fisiología de la mente, de hecho son inseparables, y esto produce cambios en nuestra percepción y en las diferentes imágenes mentales y, de ahí, cambios en nuestros pensamientos. El máximo exponente de este fenómeno serían los estados alterados de conciencia, es decir un abaisemant de nivaux, en la práctica del yoga como menciona Jung.
Así pues, una aproximación de cómo ve el cuerpo occidente versus oriente, será parte de la charla, pero la simbología que Jung nos ofrece, será el leit motiv de esta conferencia.
En occidente el kundalini yoga, hasta entonces secreto, es introducido a principios del pasado siglo, desde su aspecto del conocimiento teórico, por Sir Jhon Woodroffe con el seudónimo de Arthur Avalon en el ya clásico libro The serpent power que Jung cita varias veces.
No es hasta finales de los 60, que el yogui Bhajan, introduce los secretos del Kundalini yoga en occidente, desde la práctica del mismo, de forma precisa, experiencial, y manteniendo el espíritu milenario del yoga.
Y es en este espíritu milenario, que Patanjali en sus yoga sutras, valora con acierto al Kundalini yoga como una ciencia previsible. Y asegura que si se practica una kriya de yoga (un conjunto de ejercicios de yoga en un orden predeterminado y un tiempo asimismo predeterminado), se obtienen unos determinados beneficios fisiológicos.
Desde ahí, un creciente interés por estas practicas se extiende por occidente, y el yoga se presenta como una ayuda en el proceso de crecimiento de las personas, en el difícil mundo materialista en occidente y al que oriente denomina: la época de oscuridad o kaliyuga.
El yoga como función sensación, o función de realidad, y la simbología que esta practica despierta y Jung nos describe, puede ayudar al trabajo junguiano a personas que están en su proceso en busca de la individuación.
La idea es repasar chacra por chacra, su simbología descrita por Jung, el animal que lo representa y la glándula que está energéticamente relacionada con cada chacra. Tampoco hay que olvidar que en cada chacra se producirán unos cambios según la energía que despierte la practica del Kundalini yoga.