martes, 10 de septiembre de 2013

Parábola del pozo de alquitrán (de las parábolas de Kryón

Imagínese a sí mismo, junto con muchos otros seres humanos, en un pozo de alquitrán, cubiertos de alquitrán de la cabeza a los pies, incapaces de moverse rápidamente de su sitio a otro debido al espesor del alquitrán. A medida que se desplaza debidamente de un lugar a otro, se va acostumbrando a esta situación y año tras año vive su vida de este modo junto a los demás. Al igual que la gravedad del planeta, el estorbo del alquitrán simplemente se acepta, es una realidad para todos. Este es su estado imaginado.
De repente, pero de manera callada, se le ofrece un regalo de Dios. Se trata de una herramienta "mágica" que limpia su cuerpo y lo mantiene limpio ¡aunque siga en el alquitrán! Como un campo energético, repele el alquitrán a medida que usted avanza entre él. Usted acepta el regalo y el trabajo que lo acompaña, y empieza a aprender a usarlo. Usted cambia lentamente. Para los demás está empezando a destacar, porque es diferente; fresco y limpio mientras ellos se mueven a su alrededor aún en el oscuro alquitrán. Empieza a darse cuenta de cómo usted ha co-creado esta situación para usted, pero también se da cuenta de que se trataba de un regalo muy personal y por lo tanto no dice nada. 
Pero ¿Cree que los que le rodean le harán caso omiso mientras andan libremente sin que el alquitrán le toque o le limpie el paso a sus pies? Verán cómo el alquitrán toca su cuerpo y nunca lo ensucia. ¿Qué cree que sucederá? ¡Ah! ¡Fíjese! ¡Ellos están a punto de cambiar! La primera cosa que ocurrirá es que vaya dónde vaya, siempre habrá espacio, porque abrirán el paso para usted. La segunda cosa que ocurrirá e que le preguntarán cómo es posible algo así. Y cuando descubran la "herramienta mágica de Dios", cada uno de ellos empezará a usarla por sí mismo, y habrá más humanos "limpios"; cada persona estará creando para sí misma personalmente, igual que lo hizo usted. 
Mientras continúa calladamente su vida durante un periodo de tiempo, ¡fíjese en lo que les sucede a los que le rodean! Más de la mitad de ellos estarán "limpios" y sin el estorbo del alquitrán. Párese y piense en lo que realmente ha sucedido. Usted no ha predicado un regalo ni ha pedido a ninguna de estas personas que cambie para usted, y sin embargo han cambiado. 
Así es como el resultado de sólo uno. . . ¡Crea para muchos!
Les decimos, queridos, que cuando se cambian a sí mismos, es el principio del cambio al rededor de ustedes. Los humanos no pueden quedarse quitos cuando ven paz y amor emanando de ustedes. Es conciliador y está lleno de amor a la vez. Como un imán entre otros imanes, su nueva polaridad tendrá efecto, más tarde o más temprano, en el alineamiento de todos los que le rodean, y su existencia nunca será igual.