lunes, 6 de junio de 2011

MEDITACIÓN PARA RESOLVER LOS CONFLICTOS INTERNOS

POSTURA:
Siéntate en postura fácil o en una silla, con la espalda recta.
Coloca las manos sobre cada uno de tus pechos, por encima de los pezones. Los dedos apuntan unos hacia otros.


CONCENTRACIÓN:
Ojos cerrados y dirigidos al punto del tercer ojo.

RESPIRACIÓN:
Inspira lenta y profundamente durante 5 segundos.
Espira completamente durante 5 segundos.
Retén el aire fuera durante 15 segundos mientras que suspendes el movimiento del tórax y contraes el ombligo y el abdomen.

TIEMPO: 11 minutos.

FINAL: Inspira profundamente y estira los brazos hacia arriba, espira y sacude los brazos con fuerza de 15 a 30 segundos.

COMENTARIO:
Cuando estamos confundidos y paralizados por el conflicto interno, esto bloquea nuestra capacidad de actuar y pensar con claridad. Es en esta clase de momentos cuando la energía de la mente no se encuentra equilibrada. Al aguantar la respiración fuera 3 veces más de lo que está dentro, hace que el cuerpo note una falta de prana en las áreas vitales de funcionamiento y el cuerpo se pregunta como puede reorganizarse rápida y óptimamente ante la amenaza de su supervivencia. Las fibras del cuerpo pránico se extienden y se recanalizan para crear un nuevo patrón de prana repleto de claridad, pensamiento y acción.