miércoles, 9 de octubre de 2013

Serie para el cuello, los hombros y el torso


1) Siéntate en postura fácil. Di "Saa" y estira los brazos hacia el frente con las palmas viendo hacia fuera (a través de todo el ejercicio las palmas quedarán viendo hacia fuera). Di "Taa" y jala los brazos desde esta posición hacia los lados. Di "Naa", jalando los brazos hacia atrás, extendiéndolos lo más hacia atrás posible y sin doblarlos. Di "Maa" y regresa los brazos a los lados. Finalmente regresa al frente. Es un ejercicio en 4 pasos con el mantra "Saa-Taa- Naa-Maa". Continúa por 3 minutos. 
Este ejercicio trabaja en los músculos del brazo superior. 






2) Aún en postura fácil, alternando los brazos, alcanza el brazo hacia arriba y tira hacia abajo con fuerza como si estuvieras sonando unas campanas. Mientras los brazos bajan, las manos están empuñadas. Al subir estira los dedos como si fueras a tomar la cuerda de la campana. Los brazos se mueven paralelamente. Inhala al subir de cada mano y exhala al bajar de los brazos. 
Continúa durante 30 minutos. 




3) Repite el ejercicio 1 durante 2 minutos.

4) En postura fácil con la espalda recta, pon los brazos a los lados, apoyando los puños sobre el suelo. Empieza a girar el cuerpo de lado a lado sin mover la cabeza. Inhala a la izquierda, exhala a la derecha. Después de 3 minutos comienza a cantar "Jom Dom Jar Jar". Cada sílaba corresponde a un giro. Continúa cantando con ritmo durante 30 segundos más. Este ejercicio rompe los depósitos de calcio y ajusta la caja torácica al igual que las vértebras inferiores del cuello. 


5) En postura fácil, extiende los brazos a los lados, 30 grados debajo de los hombros, con las palmas viendo hacia arriba. Sube los brazos arriba de la cabeza y luego bájalos a la posición original, moviendo rápidamente los brazos. Las palmas no llegan a tocarse cuando suben, ni las manos tocan el suelo al bajar. Continúa durante 3 minutos. 
Este ejercicio refuerza el sistema nervioso y rompe los depósitos de 
calcio. 



6) En postura fácil, pon las manos sobre las rodillas. Inclina la cabeza hacia atrás y comienza a girarla en medio círculo, primero hacia un hombro y luego hacia 
el otro. Estira tu cuello. Continúa durante 2 minutos. 
Este ejercicio rompe los depósitos de calcio en el cuello.