lunes, 20 de octubre de 2014

EGO

Hoy me ha pasado una cosa muy curiosa. 
Resulta que me ha escrito una persona diciendo que el nombre del blog "El Rincón del Sadhu" es muy bonito pero poco acertado, porque puede llevar a confusión a mis posibles seguidores, ya que no es un blog que trate de sadhus de verdad, gente que esta persona ha dejado claro en su mensaje que ella conoce bien porque ha pasado no se cuantos años viviendo junto a ellos, y no entendía que tenía que ver Yogui Bhajan con los sadhus.
Me he llevado una sorpresa, pues resulta que esta persona seguía mi facebook desde hacía tiempo, pero nunca ha dicho ni ha comentado nada hasta que he subido un vídeo, qué cosas, ¿no? suponiendo que es lo único que ha visto y que ni siquiera estaba subido en el blog, si no en el facebook de El Rincón del Sadhu.
Le he explicado, como no, que este blog se llama así, porque anima ha hacer una disciplina diaria, a la que los yoguis denominan sadhana, pretendiendo ser un rincón para el sadhu "moderno", apartándose de la figura del asceta y del mendicante.
Con todo y con eso, la respuesta de dicha persona, ha sido: "Gracias por responder, no estoy de acuerdo, ya te contestaré porque ahora tengo que dar clase". 
Mmmmmmm, a mí este tipo de comportamientos me dan la risa, porque me imagino a la persona todo aburrida viendo un vídeo, que no ha sido lo que había pensado en un principio y se ha ofuscado porque ella entiende mucho de sadhus y a ver qué me he creído yo para utilizar ese nombre y encima nombrar a Yogui Bhajan.
Para empezar, si Yogui Bhajan no hubiera existido, mi blog tampoco, y es un lugar para ayudar a la gente que lo necesita, que no puede pagarse una clase de yoga, que no puede costearse un psicólogo, o simplemente quiere hablar con alguien, en este caso conmigo, a través de las consultas online gratuitas. 
No todos tenemos la suerte ni el dinero para costearnos un viaje a la India y luego ir restregando nuestro inmenso ego por las redes sociales. Lo siento, pero con eso no se juega. 
Yo siempre he preferido quedarme con la esencia de las cosas y no con la forma, el nombre es un nombre, y punto, lo importante es lo que hay detrás de él y sobre todo cómo y para qué se utiliza.

Sat Nam