martes, 10 de abril de 2012

PERSONALIDAD




Muchos de vosotros habréis escuchado la frase “Él, ella, tiene mucha personalidad”.
Pero ¿Cómo saber que eso es cierto?
Una persona con personalidad, a mi entender, es una persona que sabe realmente quién es y lo que quiere en esta vida. Sabe por dónde camina y no le hace falta imitar a nadie para sentirse completo.
Una cosa es inspirarse en alguien y otra muy distinta es imitar la forma de vestir, de hablar o de actuar de la persona admirada. Esto es todo lo contrario a tener personalidad.
Pero. . . ¿Por qué caemos en este error?
Hay personas que simplemente actúan llenando su vida de estereotipos, tópicos, etc: el típico rokero, el típico Hippie, el típico pijo, el típico iluminado, el típico intelectual. . . cada uno tiene una forma de vestir, una forma de hablar, una forma de actuar, de peinarse, etc.
Pero. . . ¿sabe realmente esa persona quién es? ¿Tiene sus propias ideas, sus propios hobbys? ¿O simplemente se deja llevar por los dictados de la moda o de su “tribu urbana”?
Muchas personas que destacan en determinados círculos, e incluso que llegan a alcanzar la fama, a la larga se descubre que no hay “nada” detrás de ellas. No se muestran tal cual son, quizás por miedo al rechazo y se mantienen encasilladas, siendo unas fashion victims.
Pueden ser incluso individuos que les sorprenda que alguien sea una persona aparentemente “pija” pero a su vez escuche Heavy Metal, o una persona muy dada a lo espiritual y que tenga toda su casa decorada con muebles de diseño.
Aparentemente lo uno no cuadra con lo otro, y probablemente sean criticados en sus círculos, pero, de lo que no se dan cuenta, es que en eso se basa la personalidad.
Si a ti con diecisiete años lo que te gustaba era escuchar Ramstein, y ahora eres un profesor reputado de universidad, un abogado o un yogui, ¿Por qué no vas a seguir escuchándolo? ¿Sólo porque está mal visto? ¿Por qué te van a criticar?
Un individuo con personalidad, ni siquiera se plantea esto. Lo hace y punto. No espera ni que lo alaben ni que lo critiquen.
Ambas expectativas suelen producirse cuando hay un bajón de autoestima. Por eso es muy importante saber quiénes somos en cada momento, sin tener que vernos obligados a cambiar por la simple aceptación de los demás.
Si te gusta tu manera de vestir, no la cambies, si te gusta lo que comes, no lo cambies, si te gusta un tipo de cine, no lo abandones, sigue escuchando la música que te ha llenado siempre y no tengas miedo al qué dirán, porque si todos fuéramos exactamente iguales y nos diésemos constantemente la razón los unos a los otros, el mundo no sería de colores, sería gris y muy, muy aburrido.
Y sin más dilación, os cuelgo un video de Guns n´roses.
SED VOSOTROS, NO OTROS.

AMRIT NAM KAUR