miércoles, 30 de noviembre de 2011

Capítulo 4 del Tao Te Ching

El Tao es como un pozo de agua
que nunca se extingue por más que se emplee.
Es como un vacío eterno
pleno de infinitas posibilidades.

Permanece oculto, pero está siempre presente.
No sé quién le dió nacimiento.
Es más anciano que Dios.