martes, 3 de enero de 2012

Capítulo 21 del Tao Te Ching

El Mestro mantiene su mente
siempre en unidad con el Tao;
esto es lo que le hace resplanceder.

El Tao es inasible.
¿Cómo puede su mente ser una con él?
Porque no se aferra a idea alguna.

El Tao es ocuro e insondable.
¿Cómo puede hacerle resplandecer?
Porque él se lo permite.

Desde antes de que fuera el tiempo y el espacio,
el Tao es.
Está más hallá del es y no es.
¿Cómo sé que esto es así?
Miro en mi interior y veo.