martes, 17 de enero de 2012

SOBRE LA FACULTAD PENSANTE. SWAMI SIVANANDA

La facultad pensante sólo está en el ser humano.
Sólo el hombre puede razonar, reflexionar y emitir juicio. Sólo el hombre puede comprar y cotejar, cuete pensar los pros y los contras, y puede sacar inferencias y conclusiones. Es por esta razón que sólo él es capaz de alcanzar la consciencia divina.
El hombre que se limita a comer y a beber, y no ejercita su facultad mental en la relación del Yo, es sólo un animal.
¡Oh personas de mentalidad mundana! Despertad del sueño de Ajnana. Abrid los ojos. Erguíos para adquirir el conocimiento del Atman (alama). Efectuad Sadhana espiritual, despertad a la Kundalini Shakti y alcanzad aquel “Sueño sin sueño” (Samadhi).
Ahogaos en Atman.

Chitta es la sustancia mental. Toma diversas formas. Estas formas constituyen las Vrittis. Se transforma (Parinama). Estas transformaciones o modificaciones son las sondas de pensamiento, torbellinos o Vrittis. Si la Chitta piensa en un mango, la Vritti de un mango se forma en el lago de Chitta. Estra menguará y se formará otra Vritti cuando piense en la leche. En el océano de Chitta están surgiendo y desapareciendo innumerables Vrittis. Estas Vrittis causan inquietud mental. ¿Por qué las Vrittis surgen de la Chitta? Debido a las Samskaras y Vasanas. Si se aniquilan a todas las Vasanas, todas las Vrittis menguarán por sí solas.

Cuando mengua una Vritti, deja una clara impresión en la mente subconsciente. Se la conoce como Sarnkara o impresión latente. La suma total de todas las Samskaras se conoce como “Karmasaya” (o receptáculo de las obras). Esto se llama San-Chita Karma (obras acumuladas). Cuando un hombre deja el cuerpo físico, lleva consigo al plano mental su cuerpo astral de diecisiete Tattvas, y también Karmasaya. El conocimiento supremo, obtenido mediante el Asamprajnata Samadhi, quema la Karmasaya.
Durante la concentración habrá que reunir cuidadosamente los rayos mentales dispersos. Las Vrittis estarán surgiendo siempre del océano de Chitta. Habrá que hacer descender las olas a medida que surjan. Si todas las olas menguan, la mente se calma y se serena. Entonces, el yogui goza de la paz y la felicidad. Por tanto, la felicidad verdadera está en el interior. Habrá que obtenerla mediante control mental, no mediante dinero, mujeres, hijos, nombre, fama, rango o poder.
La pureza mental conduce hacia la perfección en el yoga.

Extracto del libro “Kundalini Yoga” de Swami Sivananda.