sábado, 28 de enero de 2012

EJERCICIOS PARA RECORDAR NUESTRAS VIDAS PASADAS.

Me ha parecido muy interesante. Aquí os dejo el ejercicio. 
 
 
Para despertar el conocimiento lúcido y consciente de las vidas anteriores, es aconsejable realizar el siguiente ejercicio:
 
Sentados en posición cómoda frente a un espejo, relajar el cuerpo y la mente, luego con los ojos abiertos, concentrar toda nuestra atención a la altura del entrecejo en la imagen reflejada no deberemos perder en ningún momento la concentración y observación.
 
Será  entonces, cuando ciertas imágenes y rasgos particulares comenzarán a adquirir forma y a manifestarse en nuestro rostro, el cual aparecerá distorsionado y cambiante, hasta que las imágenes se vayan definiendo.
 
Seguidamente cierren los ojos y relájense horizontalmente  en el suelo, realizando una relajación aún más profunda, y cuando ésta ya haya sido alcanzada, nos concentramos en hacer una meditación, iniciando la práctica del retroceso reencarnativo, requiriendo para empezar la visualización de un túnel mental en nuestro entrecejo, ingresando en él como si navegáramos, pero girando en espiral, girando de derecha a izquierda, en el sentido inverso a las manecillas del reloj.
 
Sobre todo hay que  empezar por utilizar nuestra memoria sobre los hechos más cercanos a los actuales, volviendo a las imágenes del día de hoy, del día de ayer; hace una semana, hace dos semanas; hace un mes; hace seis meses; hace un año; hace dos años; hace cinco años; hace diez años; hace veinte años; cuando éramos adolescentes; cuando éramos niños; cuando recién habíamos nacido; al momento del nacimiento; un mes antes de nacer; seis meses antes de nacer...  
 
Cuando llegamos a aquel momento en que ya no existen recuerdos ni siquiera subconscientes de esta vida y hemos pasado la barrera del nacimiento, entonces visualizando siempre el túnel de luz, sentimos que nos proyectamos hacia el momento mismo que negociamos con los Señores del Karma o Guardianes del Destino lo que hiba a ser nuestra presente encarnación, para poder entender nuestro proceso y la misión que se nos tiene encomendada.
 
Continuamos por el vórtice mental, girando de derecha a izquierda lentamente, diez años antes de nacer a ésta encarnación; veinte años...Solo recordaremos imágenes constructivas y positivas, todo aquello para lo que estamos preparados.
 
Nada negativo o agresivo que nos sea difícil de sobrellevar vendrá a nuestra memoria :
 
Cincuenta años; cien años, doscientos años...
 
Las imágenes se van sucediendo, los recuerdos también .
 
Dónde estamos?
 
¿Quiénes somos?
 
¿Cuándo y dónde conocimos antes, en otras existencias  a nuestros actuales familiares?.
 
Seguimos girando a través del túnel mental, a través de la luz:  quinientos años; mil años; dos mil años; cinco mil años; diez mil años y más ...
 
Vamos a ir llegando al momento mismo en que se condensó nuestra esencia del estanque cósmico.
 
Vamos llegando a ese momento que hubo una explosión de luz y de sonido que acompañó nuestra creación como seres individualizados.
 
Estamos atentos al sonido, porque es en parte nuestro “Nombre Cósmico”, nuestra clave vibratoria personal, que será complementada más adelante a lo largo del crecimiento en nuestras diferentes existencias.
 
Poco a poco vamos a ir volviendo...Vamos a ir retornando a través del túnel mental, desde hace diez mil años o más; vamos volviendo a través de los recuerdos positivos y constructivos; cinco mil años; dos mil años...¿Dónde estamos?¿Quiénes somos?¿Con quién nos relacionamos? Observamos detalles que nos puedan servir de puntos de referencia, lugares, costumbres, paisajes, etc. Seguimos volviendo: mil años, quinientos años, doscientos años, cien años... Estamos muy relajados libres de todo tensión, y los recuerdos constructivos y edificantes que nos permiten conocernos, recordarnos y ubicarnos nos acompañarán en todo momento.
 
Vamos volviendo; cincuenta años antes de nacer a ésta encarnación; veinte años; diez años...De nuevo nos encontramos dentro del vientre materno, y estamos a punto de nacer.
 
¿Qué sentimos?
 
¿Qué recordamos?
 
¿Dónde estamos?
 
Volvemos a través de los recuerdos de nuestra infancia, de nuestra niñez, de nuestra adolescenciay juventud.
 
Vamos a ir volviendo por el túnel mental poco a poco al momento actual.
 
Al término de 3 abriremos lentamente nuestros ojos, nos encontraremos completamente relajados, libres de toda tensión, en perfecta paz y armonía.
 
Con el #1, que visualizamos en nuestra mente vamos a ir volviendo, vamos a ir sintiendo nuestro cuerpo sano y armónico.
 
Con el #2, vamos a ir tomando conciencia del momento actual y del lugar donde nos encontramos.
 
Con el #3, tomamos una respiración lenta y profunda y al exhalar, abrimos lentamente nuestros ojos, y nos encontramos en paz!
 
Prácticalo!