martes, 22 de marzo de 2011

MEDITACIÓN PARA ABRIRSE A LA NOVEDAD

1ª PARTE:

POSTURA:
Siéntate en postura fácil o en una silla, con la espalda recta.

MUDRA:
Dobla los codos y coloca las manos al nivel de los hombros. Estiras los dedos índice y corazón hacia arriba y utiliza el pulgar para sostener los otros dos dedos de la mano. Ahora, rítmicamente, abre y cierra los dedos, índice y corazón, simulando el movimiento de unas tijeras.



CONCENTRACIÓN:
Ojos cerrados y dirigidos al punto del entrecejo.

RESPIRACIÓN:
Lenta y profunda por la nariz.

TIEMPO: 11 minutos.

2ª PARTE:

POSTURA:
En la misma postura y sin parar de mover los dedos.

RESPIRACIÓN:
Forma una O con la boca y respira a través de ella, con respiración de fuego (respiración rápida y poderosa) bombeando el punto del ombligo rítmicamente con la respiración. (Ver capítulo: Prana, Apana, Pranayama y respiración).

TIEMPO: 2 minutos y medio.

FINAL: Inspira y retén el aire 10 segundos al tiempo que metes el ombligo hacia dentro todo lo que puedas. Después espira por la boca con respiración de cañón. Repite este proceso dos veces más y relaja.

COMENTARIO:
Cuando el dedo índice (Júpiter) y el dedo corazón (Saturno) se encuentran en frecuencia con la psique, los pensamientos subconscientes que tienes contra ti se alejarán. En cualquier momento que hagas esta meditación, la novedad se abrirá en ti. Al cabo de 5 minutos serás una persona diferente.