martes, 19 de abril de 2011

MEDITACIÓN FÁCIL PARA LA FUNCIÓN CONGNITIVA

                            
POSTURA:
Siéntate en postura fácil o en una silla, con la espalda recta.
Dobla los codos manteniendo las manos a la altura de los hombros, con las palmas hacia delante.
Mueve los antebrazos en un movimiento circular rápido hacia el exterior. Cuando las manos pasan por el centro del pecho, los pulgares se rozan ligeramente; hazlo tan rápido como puedas.





TIEMPO: De 3 a 11 minutos.

FINAL: Inspira en la posición inicial, retén el aire durante 10 segundos, espira. Hazlo dos veces más.

COMENTARIO:
Esta meditación es útil para mejorar la coordinación y la atención.