jueves, 5 de mayo de 2011

Plegaria a la Madre

Reverencias a la Madre Divina que existe en todos los seres bajo la forma de inteligencia, misericordia y belleza. ¡Saludos, Oh Dulce Madre, la consorte del Señor Shiva! ¡Oh Madre Parvati! Tú eres Lakshmi. Tú eres Sarasvati. Tú eres Kali, Durga y Kundalini. Tú eres la encarnación de todo poder. Tú eres Para-Shakti. Tú estás en la forma de todos los objetos. Tú eres el único refugio de todos. Tú has encantado al mundo. El universo entero es el juego de Tus tres Gunas. ¿Cómo puedo elogiarte? Tu gloria es indescriptible. Tu esplendor es inefable. Protégeme. ¡Dirígeme, Oh Madre cariñosa!
¡Oh Madre Adorable! Tú has generado esta gran ilusión por la cual toda la gente camina engañada en este mundo. Todas las ciencias han venido de Ti. Sin Tu gracia, nadie puede conseguir éxito en la Sadhana espiritual y la salvación final. Tú eres la semilla para este mundo. Tú tienes dos aspectos, el inmanifestado o Avyaktam y el manifestado o universo grosero. El mundo entero se disuelve en Avyaktam durante Pralaya. Dame el ojo divino. Déjame contemplar Tu majestuosa forma real. ¡Ayúdame a cruzar esta ilusión, Oh Bondadosa Madre!
¡Oh Madre Compasiva! Me inclino ante Ti. Eres mi salvadora. Eres mi meta. Eres mi único soporte. Tú eres mi guía y quien disipa todas mis aflicciones, problemas y miserias. Tú eres la encarnación de lo auspicioso. Penetras el universo entero. El universo entero está lleno de Ti. Eres el depósito de todas las cualidades. Protégeme. Te reverencio una y otra vez; ¡Oh Madre Gloriosa! Te saludo. Todas las mujeres son Tus partes. La mente, el egoísmo, el intelecto, el cuerpo, el Prana y los sentidos son Tus formas. Tú eres Para-Prakriti y Apara-Prakriti. Tú eres electricidad, magnetismo, fuerza, poder, energía y voluntad. Todas las formas son Tus formas solamente. Revélame el misterio de la creación. Concédeme el conocimiento divino.
¡Oh Madre Cariñosa! Eres la energía primaria, tienes dos aspectos, el terrible y el pacífico. Tú eres modestia, dulzura, timidez, generosidad, valor, tolerancia y paciencia. Tú eres la fe en el corazón de los devotos, la nobleza en la gente noble, el código de caballería en los guerreros y la ferocidad en los tigres. Dame la fuerza para controlar la mente y los Indriyas. ¡Hazme digno para morar en Ti! ¡Te saludo!
¡Oh Madre Suprema! ¿Cuándo tendré visión ecuánime y un estado mental apacible? ¿Cuándo estaré establecido en Ahimsa, Satyam y Brahmacharya? ¿Cuándo conseguiré establecerme profundamente en la paz y la alegría perennes? ¿Cuándo entraré en la meditación profunda y el Samadhi?
¡Oh Madre Radiante! No he hecho ninguna Sadhana o servicio espiritual a los Maestros. No he practicado ningún Vrata, peregrinaje, caridad, Japa, meditación o adoración. No he estudiado escrituras religiosas. No tengo ni pureza ni un deseo vivo y ardiente por la liberación. Eres mi único refugio. Eres mi única ayuda. ¡Mi adoración silenciosa a Ti! Soy tu dócil suplicante. Quita el velo de ignorancia.
¡Madre Benigna! Postraciones ante Ti. ¿Adónde estás? No me abandones. Soy Tu niño. Llévame a la otra orilla de la intrepidez y la alegría. ¿Cuándo veré Tus Pies de loto con mis propios ojos? Tú eres el océano ilimitado de la misericordia. Siendo que la piedra filosofal convierte el hierro en oro por el solo contacto y que la Ganga convierte el agua impura en pura, ¿no puedes, Oh Madre Divina, convertirme en un alma pura? ¡Que mi lengua repita siempre Tu Nombre!