sábado, 25 de febrero de 2012

Capítulo 26 del Tao Te Ching

Lo pesado es raíz de lo liviano.
Lo inmóvil es fuente de todo movimiento.


Así el maestro viaja el día entero
sin abandonar el hogar.
Por espléndidas que sean las vistas
permanece sereno en sí mismo.


¿Por qué el señor del país
habría de revolotear como un tonto?
Si dejas que el viento te arrastre aquí o allá, 
pierdes contacto con tus raíces.
Si dejas que la inquietud te impulse,
pierdes el contacto con quien eres.