martes, 6 de diciembre de 2011

Capítulo 12 del Tao Te Ching

Los colores ciegan el ojo.
Los sonidos ensordecen el oido.
Los sabores nublan el gusto.
Los pensamientos debilitan la mente.
Los deseos marchitan el corazón.

El Maestro observa el mundo
pero confía en su visión interior.
Permite que las cosas vengan y vayan.
Su corazón permanece tan abierto como el cielo.