sábado, 17 de diciembre de 2011

Capítulo 14 del Tao Te Ching

 Míra y no podrás verlo.
Escucha y no podrás oírlo.
Extiende tu mano y no podrás asirlo.

Arriba, no es brillante.
Abajo, no es oscuro.
Sin fisuras, innombrable,
retorna siempre al reino de la nada.
Forma que incluye toda forma,
imagen sin ninguna imagen,
sutil más alla de todo concepto.

Acércate y no hallarás un comienzo;
síguelo y no hallarás un final.
No puedes conocerlo, pero puedes serlo
asentándote en tu propia vida.
Símplemente date cuenta de tu origen;
ésta es la esencia de la sabiduría.