jueves, 16 de mayo de 2013

MEDITACIÓN PARA LIBERAR EL PASADO, ESPECIALMENTE LA IRA INFANTIL




POSTURA:

Siéntate en postura fácil o en una silla, con la espalda recta y la barbilla hacia dentro. Extiende los brazos hacia los lados en posición paralela al suelo y mantenlos rectos.
Utiliza los dedos pulgares para sujetar los anulares y meñiques y extiende los índices y corazones. Las palmas están hacia abajo y los dedos apuntan a los lados.



CONCENTRACIÓN:
Ojos cerrados
y dirigidos al punto del entrecejo.

RESPIRACIÓN:
Inspira profundamente tomando el aire por la boca a  través de los dientes cerrados y espira por la nariz. Mantén la mandíbula relajada.

TIEMPO: De 3 a 11 minutos.

FINAL: Inspira profundamente, contén el aliento de 10 a 20 segundos y espira. Repítelo dos veces más y relaja.

COMENTARIO:
Esta meditación ayudará a dispersar todas las viejas heridas, los miedos y la rabia del pasado, especialmente de la infancia, que puedan aún anidar en el primer chakra. Te cambiará por dentro y por fuera y te ayudará a vivir en el momento del presente.