jueves, 16 de mayo de 2013

RESPIRACIÓN DE CAÑÓN



Esta no es más que una respiración de fuego hecha a través de la boca.
Los labios forman una “O”, y el aire se toma a través de ellos de tal manera que notes su presión en las mejillas, pero estas no se hinchan en ningún momento, y luego se suelta el aire con fuerza.
En este libro aparecen muchas meditaciones en las que se indica que finalices con una fuerte exhalación de cañón, por lo que deberás expulsar el aire con fuerza a través de los labios y metiendo el ombligo hacia dentro.
BENEFICIOS

-Limpia y fortalece los nervios parasimpáticos.
-Activa y ajusta la actividad digestiva.