jueves, 16 de mayo de 2013

POSTURA DE ESTIRAMIENTO

FUENTE DE ORIGEN: 3HO.org


La Postura de Estiramiento es una postura única de Kundalini Yoga y también muy frecuente. Es una postura que puede ser desafiante pero que cuando se hace bien tiene muchos efectos en todo el cuerpo. La Postura de Estiramiento activa el tercer chakra. Al trabajar en el punto de ombligo, reajusta todo el sistema nervioso y refuerza el área abdominal. En combinación con la Respiración de Fuego acalma, rejuvenece y purifica la sangre. Al trabajar en el tercer chakra estimula la resolución y la autoestima.
Beneficios de la postura:
* Ajusta y refuerza el punto de ombligo, tu centro de fuerza.
* Reajusta los sistemas nervioso y digestivo.
* Refuerza los órganos y glándulas reproductoras.
Postura de Estiramiento
¿Cómo hacer Postura de Estiramiento?
* Estírate sobre tu espalda.
* Abre bien tu pecho acercando los hombros al suelo y la barbilla al cuello.
* Junta tus piernas como si fueran una y pon tu bajo abdomen bien fuerte.
* Con tu próxima inhalación levanta tu cabeza y talones unos 15cm del suelo.
* Mantén los ojos abiertos y mira los dedos gordos del pie. Estira bien los pies hacia delante.
* Pon tus brazos por encima de las piernas (sin tocarlas) con las palmas hacia abajo, o al lado del cuerpo con las palmas hacia tu cuerpo (sin tocarlo).
* Haz un par de respiraciones largas y profundas en la postura y empieza con Respiración de Fuego.
Trucos para principiantes:
* Coloca tus manos por debajo de los glúteos (sobretodo si sientes que tus lumbares se arquean). Esto refuerza la parte baja de la espalda y te hace más fácil mantener las piernas arriba.
* Levanta una pierna a la vez, y cambia después de algún tiempo. O flexiona un poco tus rodillas.
* Puedes empezar por alternar 10 segundos en la postura y 10 segundos relajando. Aguanta el tiempo que puedas y relaja 1-3 minutos cuando termines. A medida que te vayas sintiendo más fuerte, aumenta el tiempo en la postura y disminuye el tiempo de relax.
Consejos para mejorar la postura:
Parte baja de la espalda y piernas
Para lograr más estabilidad en la postura, empuja tu espalda baja contra el suelo a la vez que subes las piernas y aplica una suave cerradura de raiz. Esto activa el punto de ombligo y mantén la espalda baja en contacto con el suelo. También enfoca el ejercicio en el punto de ombligo y da la estructura necesária a la postura. Mantén los dedos gordos estirados y siente el estiramiento desde el punto de ombligo hacia tus pies.
Pecho y cabeza
Para subir el pecho y la cabeza, en primer lugar estira la parte anterior de tu cuello y sube el pecho y la cabeza al mismo tiempo. Después acerca tu mentón a la garganta haciendo la cerradura de cuello. Esto permite que el centro del corazón suba, aumentando el estiramiento desde el punto de ombligo hacia la coronilla. Si tu cabeza sube demasiado, pones demasiada presión en el corazón y esto hace más difícil mantener la parte baja de la espalda en el suelo. Felizmente, estirar bien el cuello te ayudará a contrarrestar esta tendencia. La parte alta del cuerpo estírase en dirección a la coronilla y la parte baja hacia los pies. El punto de ombligo conviértese en el punto de equilibrio del cuerpo.
En muchas kriyas esta postura se mantiene por 1-3 minutos. La mayoría de las personas aguantan aproximadamente los primeros 30 segundos, luego empiezan a temblar y a contraer la cara y finalmente, se desmoronan. Los músculos de tu cara no aguantan la postura, por eso relájalos. Intenta sonreír un poco. La energía liberada de la cara puede ser usada en los músculos que de hecho aguantan la postura. Como en todas las postura, manténte relajado y enfocado. Recuerda que aunque esta postura requiera fuerza física, no es la esta fuerza la que te mantiene. Es el punto de ombligo y la respiración que te permiten aguantar. Al mejorar la técnica cuesta menos – ¡y no más! – llegar más lejos en esta postura.
Contraindicaciones para mujeres:
No debes hacer la Postura de Estiramiento en las siguientes situaciones porque pondrá presión extra en los órganos de reproducción femeninos:
* Después de los primeros 120 días de embarazo.
* Si hay complicaciones durante el embarazo
* Durante los primeros días del ciclo lunar de la mujer.