domingo, 9 de enero de 2011

INTRODUCCIÓN A LA FILOSOFÍA YÓGUICA

El significado de filosofía en Oriente y Occidente son radicalmente diferentes. En Occidente, normalmente, la filosofía significa el estudio analítico del conocimiento, el uso del lenguaje y de los conceptos para analizar y comprender nuestro entorno, nuestras vidas y el universo mismo. Está alejada de la experiencia y de la aplicación. En Oriente, la filosofía es una con la experiencia. La meta es establecer la capacidad para la percepción de la realidad por parte del practicante. Por lo tanto, la filosofía del yoga es una crónica de los experimentos de los individuos para percibir la realidad, y de sus esfuerzos para dejar señales y mecanismos para que aquellos que les sigan puedan obtener la misma capacidad. La filosofía requiere la preparación de la mente y del cuerpo del estudiante para percibir  el asunto en cuestión.
Cuando miramos atrás, hacia los textos y las fuentes yóguicas, encontramos que las escrituras son muy concisas. Los sutras y las escrituras sagradas se componen de aforismos cortos. Para un entendimiento profundo, necesitan el comentario y la guía de un maertro iluminado, así como una experiencia personal y directa. Algunas personas piensan que esta situación  puede haberse dado por la ausencia de  la imprenta. Sin embargo, en el momento en que fueron escritos, no había mano de obra dispuesta a reproducir documentos grandes.
Su brevedad y oscuridad quizás se debió a varias causas:

1) La creencia de que un maestro es esencial en el proceso de aprendizaje.
El acto de poner aprueba y de la rendición es esencial para ser capaz de percibir ciertas verdades. La interacción con un maestro que picará, provocará, confrontará y elevará, es el medio para preparar el intrumento de la mente.

2) La comprensión de que el infinito no puede representarse, exactamente, en ninguna forma conceptual.
Puede entretejerse en el proceso de conocer y en el conocedor. Ma todo sistema se quedará corto al cubrir el objetivo, y por lo tanto, será falso.

3) Un esfuerzo para oscurecer los descubrimientos en los sutras.
Esto quizás fue para probar al estudiante o, tal vez, por razones sociales para restringir el conocimiento de transformación, solamente a las personas que tenían un acceso o guía espiritual.

4) Los versos cortos (sutras) son más fáciles de memorizar que los textos largos, y pueden servir como un "gancho" mental, en el cual se puede colgar un concepto mucho más profundo.
Todo esto es porque la filosofía en Oriente es un catalizador activo que estimula el cambio en el estudiante. Es potente. Los resultados no son abstractos o intangibles como consideramos a la filosofía en Occidente. Al estudiante se le advierte que elija solamente las fuentes de enseñanza más comprobadas y que no coleccione, símplemente, muchas opiniones. Una buena filosofía implica una disciplina bien practicada que genere una visión coherente del ser y de la realidad. 
Nuestro propósito aquí, de lanzar una breve mirada a la filosofía es adquirir una basa para comprender el marco en el cual se explica el yoga clásico. En Oriente, a cada sistéma filosófico principla se le llama darshana (presencia o visión). de los seis sistemas principales, el más antiguo es el Samkhya. Este sistema (combinado con el vedanta) forma el antecedente de la filosofía yóguica.