miércoles, 19 de enero de 2011

MEDITACIÓN DE LAS SIETE OLAS

POSTURA:
Siéntate en postura fácil o en una silla, con la espalda recta.


MUDRA:
Las manos están juntas, en el mudra de oración y los pulgares presionan el esternón.

CONCENTRACIÓN:
Ojos cerrados y dirigidos al punto del entrecejo.

RESPIRACIÓN:
Inspira y canta el mantra.


MANTRA:
Canta el mantra SAT (alargando la a) en seis olas y canta un corto NAM en la séptima.
La primera ola de sonido empieza en la base de la columna, llevando toda la atención hacia ese punto. Después el sonido se mueve a través de los órganos sexuales, el punto umbilical, el centro del corazón, el centro de la garganta y el punto del tercer ojo. Al cantar Nam, deja que la energía y el sonido del séptimo chakra salgan por la parte superior de la cabeza a través del aura. Luego, inspira otra vez profundamente y repite el proceso.

TIEMPO: De 11 a 31 minutos.

FINAL: Inspira, retén el aire durante 10 segundos, espira y relaja

COMENTARIO:
En cada ola, al pronunciar el mantra, el sonido se eleva por la columna pasando por cada chakra. Al pasar por los tres primeros chakras, contráelos en orden: primero el esfínter del ano, luego los genitales y después el ombligo. En el resto de los chakras (el centro del corazón, la garganta, el entrecejo y la coronilla) no hay que ejercer ningún tipo de presión ni fruncir el ceño, simplemente has de visualizar como la energía pasa por esos puntos de un modo sutil.
En esta meditación, la mente se purifica del mismo modo que las olas marinas enjuagan la playa. Abrirás la mente a nuevas experiencias.
Es una buena meditación tanto para principiantes como para practicantes experimentados.
La meditación activa la energía de la mente y borra los malos hábitos para sustituirlos por hábitos beneficiosos para la persona.
Sat Nam es un mantra bij o de semilla. Estos mantras son considerados por los yoguis como los únicos sonidos que redistribuyen por completo los patrones de hábitos de la mente subconsciente.
Todos tenemos hábitos: algunos son útiles y otros no. La práctica de esta meditación puede crear un cambio en los patrones de los hábitos no deseados.