domingo, 23 de enero de 2011

MEDITACIÓN PARA TIEMPOS DIFÍCILES

POSTURA:
Siéntate en postura fácil o en una silla, con la espalda recta.

MUDRA:
Dobla el brazo derecho, pegado al cuerpo con la mano hacia delante, como si estuvieras haciendo un juramento. Los dedos, índice y corazón, permanecen estirados y juntos, apuntando hacia arriba, mientras que el meñique y el anular se doblan hacia la palma de la mano, cerrándolos con el pulgar.
La mano izquierda va a formar el mismo mudra, tocando con los dedos índice y corazón, el centro del pecho.

CONCENTRACIÓN:
Ojos cerrados dirigidos al punto del tercer ojo o bien, ojos abiertos una décima parte mirando la punta de la nariz.

RESPIRACIÓN:
Respira despacio, de forma meditativa y controlada, llevando la respiración desde la nariz al tercer ojo y luego al corazón, donde se encuentran tus dedos. La respiración debe tocar todo el área y a ti mismo.

TIEMPO: 11 minutos.

FINAL: Inspira, retén el aire 10 segundos, espira. Repite este proceso 2 veces más, espira y relaja.

COMENTARIO:
Practica esta meditación cuando estés pasando por un momento difícil.
Es muy efectiva para abrir el cuarto, quinto y sexto chakra. Es como una serpiente. Tu nariz se convierte en la boca de la serpiente y la parte interna del cuerpo del animal. Esta meditación equilibra la distribución de glóbulos blancos y rojos, lo más difícil de controlar, el área que defiende tu salud.
En cuanto al mudra de las manos, haz que tus dedos están todo lo firmes que puedas, así mejorarás el campo electromagnético que rodea tu cuerpo.