viernes, 12 de agosto de 2011

Vasanas y Samskaras

Todo tipo de acción, pensamiento o el simple hecho de mencionar tan solo una simple palabra, deja impresiones en el subconsciente y en el alma llamadas samskaras, las cuales influenciarán y matizarán tu naturaleza personal, tu carácter, estado moral o mental, pensamientos, palabras, la forma de responder hacia personas o circunstancias, emociones, actitudes, gustos y disgustos, deseos, sensaciones; en concreto, tu vida misma. Los samskaras son el producto de acciones pasadas, tanto de tu vida actual como de vidas previas y éstas también pueden influir sustancialmente en el éxito o fracaso en numerosos aspectos de tu vida.
   Los samskaras pueden definirse como activadores o catalizadores de la conducta humana. Toda actividad en pensamiento, palabra, acción u omisión, así como toda reacción, están influenciadas por nuestros samskaras. Por ejemplo, si fuiste en numerosas vidas pasadas un criminal, entonces en esta encarnación tenderás a comportarse de la misma forma. De igual manera, si en varias vidas previas fuiste una persona que siempre trató de ayudar a los demás, por consiguiente en esta vida sentirás la necesidad a seguir ayudando a los demás.
   Los samskaras son impresiones creadas a través de la experiencia, que al acumularse en el alma forman vasanas. La repetición de un mismo tipo de acción crea en ti un hábito o tendencia –vasana-.
   Debe entenderse que los pensamientos usualmente generan palabras y acciones. Las palabras y acciones repetidas a menudo forman hábitos, y al repetirse en muchas vidas sucesivas esos hábitos se refuerzan, traduciéndose en tendencias o inclinaciones en nuestra conducta –vasanas-, los cuales nuevamente influencian los procesos de pensamiento y reacciones de la mente, derivando una vez más en acciones.
   Cuando uno muere, todos los samskaras y vasanas quedan en tu alma, y al encarnar nuevamente, éstos se manifestarán influenciando tus pensamientos, palabras y acciones. Existen samskaras y vasanas muy arraigados en ti, que son aquellas acciones tanto positivas como negativas, que has repetido en numerosas ocasiones formando fuertes hábitos o tendencias como consecuencia; éstas influenciarán en una forma contundente tu vida misma. Sin embargo si tus samskaras y vasanas fuesen de poco peso, entonces no ejercerán gran influencia sobre ti.
   Los samskaras y vasanas, ya sean buenos o malos, transmigran de encarnación en encarnación; no se pueden perder o desaparecer así como así, pues perduran más allá del tiempo y el espacio.
Una forma para eliminar tus malos samskaras y vasanas, es a través de realizar acciones correctas para así neutralizarlos. Por ejemplo, si eres flojo por naturaleza, entonces tendrás que esforzarte al máximo por vencer esta mala tendencia, trabajando con tesón y con ahínco. De esta manera no tan solo contribuyes a eliminar tu mala tendencia, sino que también estás creando un buen hábito –vasana-, que en este caso podría traducirse como el potencial o habilidad para desempeñar un trabajo.